sábado, 3 de octubre de 2009

ALARMA... EN DEFENSA DE DON CLAUDIO SÁNCHEZ-ALBORNOZ


LA MENTIRA TRICULTURALISTA QUIERE BORRAR NUESTRA HISTORIA MEDIEVAL: SU OBJETIVO DESTRUIR EL LEGADO DE DON CLAUDIO SÁNCHEZ-ALBORNOZ

Nos vemos obligados a suspender por un momento nuestras entregas del interesante artículo de D. José Luis Martínez Sanz, debido al comunicado que nos ha llegado a la redacción de SANTO REINO TRADICIONALISTA, relativo a la amenaza de clausurar la FUNDACIÓN DON CLAUDIO SÁNCHEZ-ALBORNOZ. D. Claudio fue miembro eminente de la II República y exiliado tras la Victoria del General Franco. Pero sus méritos como historiador, y su lucha denodada por la verdad histórica de nuestra Edad Media, contra las patrañas de Américo Castro, lo hacen un personaje de una talla intelectual incuestionable.

El comunicado que publicamos no ha sido redactado por nosotros. Pero lo servimos para dar la alarma sobre un asunto que amenaza nuestra integridad histórica. Quisiéramos que se propagara por doquier, para que la presión social -de todos los puntos que sean, independientemente de las posiciones políticas- logre abortar este maquiavélico plan de silenciar el patrimonio historiográfico de uno de nuestros más grandes historiadores, tan inconveniente a los planes de desmemorización que se traen entre manos los políticos traidores a España y sus secuaces.

Los miembros de SANTO REINO TRADICIONALISTA por encima de las diferencias políticas tenemos muy claro que nuestro lugar está en la trinchera que defiende España.

Lean este Manifiesto y difúndanlo.

DON CLAUDIO SÁNCHEZ-ALBORNOZ Y ESPAÑA ¿POR QUÉ ESTO?

Las desgraciadas noticias aparecidas en los medios de comunicación social acerca de la certidumbre del cierre unilateral de la Fundación “D. Claudio Sánchez-Albornoz” hacen necesario recordar hoy el porqué de su nacimiento y las razones que hace 25 años justificaron aquella loable iniciativa de su creación, avalada en el referente ejemplar de un hombre comprometido con la libertad y la democracia de este país y de la egregia figura intelectual del mejor historiador del siglo XX.


En aquellos días de junio del 84 con el estímulo del entonces Presidente de la Diputación de Ávila, D. Jesús Terciado Serna, sintiendo el justo tributo de reconocer toda una vida íntegra de dificultades políticas y de excelencia académica, impulsó la idea de crear una Fundación Cultural dedicada a este abulense universal, a la que se sumaron otras instituciones públicas como la Diputación de León, la Junta del Principado de Asturias, la Junta de Castilla y León y la Comunidad de Madrid.

La justicia del reconocimiento era obvia así como la oportunidad de poner en marcha una Fundación con los fines de crear un escenario específico para la formación de historiadores con una intensa agenda de actividades docentes, constituidas por cursos de una o dos semanas de duración que se han venido celebrando durante el mes de julio en el marco del convento de Santo Tomás de Ávila; actividades de investigación –Congresos internacionales de Estudios de Historia Medieval de España, con sede el la ciudad de León; seminarios y encuentros sobre la emigración americana (Oviedo y Madrid)- y difusión de la historia de España. El resultado ha sido una feliz tarea por la que han pasado más de siete mil alumnos españoles y extranjeros,muchos de los cuales ocupan en la actualidad altos cargos en la vida académica y universitaria, cientos de congresistas nacionales e hispanistas, especialistas y profesores de diversas Universidades nacionales e internacionales así como una tribuna pública donde han participado insignes políticos, economistas sociólogos e historiadores exponiendo libremente su pensamiento e ideas sobre problemas actuales de la sociedad española.
Toda esta tarea se hizo bajo las premisas del respeto a la opinión discordante y con la exigencia del rigor académico y a la solvencia intelectual. Decir la Fundación Claudio Sánchez-Albornoz es por sí una marca de excelencia y calidad académica tanto en España como fuera de nuestras fronteras.

Y todo ello nació como la contribución justa a este castellano abulense que fue D. Claudio Sánchez-Albornoz y Menduiña y que a continuación paso a glosar su figura: Aunque nacido en Madrid en 1893, por familia y vivencia personal siempre fue un abulense incrustado en esta noble y dura tierra, despertó en él la pasión de sus rincones y de su más antañona historia reflejada en los escritos “Una visita al cerro de Guisando” y ”Ávila y Jovellanos” de 1910 y 1911, respectivamente.

Fue sin duda un intelectual hecho a golpe de esfuerzo, renuncia y tesón. Estudioso de los fondos archivísticos, su capacidad de trabajo y sacrificio determinaron, lentamente, su consagración como uno de los medievalistas españoles más reputados por la comunidad científica internacional. Tras su León existencial, que aún podemos rememorar en sus Estampas de hace mil años, le siguieron una cadena de obras científicas acerca de los orígenes del Feudalismo, de los problemas historiográficos de La España Musulmana, sobre las instituciones medievales españolas; el gran problema de la despoblación y repoblación en el Valle del Duero, o los orígenes de la nación española. Esta intensa actividad investigadodora le permitió más tarde dar forma a su gran obra “España, un enigma histórico”, donde se consagra como un ardiente polemista, para algunos incómodo, para la mayoría ejemplo de inteligencia constructiva y contundencia argumentativa. Autor de 400 estudios entre libros, ensayos y artículos, todos ellos muy reconocidos por la Comunidad científica, y promotor de prestigiosas revistas científicas de repercusión internacional como el “Anuario de Historia del Derecho
Español” y los “Cuadernos de Historia del España”.

Su trayectoria científica y su aportación al conocimiento de la Historia de nuestro país han sido, además, reconocidos con el otorgamiento de numerosos honores y distinciones: Premio “Antonio Feltrinelli”, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, Gran Cruz de la Real y Muy distinguida Orden de Carlos III, Gran Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio, Medalla del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, numerosos Doctorados Honoris Causa; Hijo Adoptivo de Ávila, León y Asturias; miembro de las más prestigiosas instituciones culturales internacionales,…

A su sobresaliente faceta intelectual, unió una intensa carrera política, dibujada desde diversos cargos de alta responsabilidad (Diputado por Ávila en las tres legislaturas de las Cortes republicanas, Ministro de Estado en 1933, Vicepresidente de las Cortes en 1936, Consejero de Instrucción Pública, Embajador de España en Lisboa y Presidente de la República en el Exilio). Su compromiso con la libertad, la democracia y el futuro de su querida patria, determinaron su exilio durante más de 40 años, primeramente en Francia y después en Argentina.

Desde allí, alejado de su familia, se consagró con más pasión que nunca al conocimiento de las raíces históricas de su siempre querida y nunca olvidad España, a la par que se desvivía por consolidar un país asentado en la paz, el perdón y la reconciliación.

Esta esplendorosa hoja de servicios bien merece una larga y serena consideración institucional. Aún parecen latir los versos cidianos ¡Qué buen vasallo, si oviese buen señor!. Parece que esta tierra después de siglos resulta tan difícil como en el siglo XI y además ingrata con sus hijos.

El objeto de estas líneas no es otro que pedir humildemente una
Reflexión responsable y profunda a las instituciones públicas integrantes del Patronato de la Fundación que lleva su nombre (Diputación Provincial de Ávila, Diputación Provincial de León, Principado de Asturias, Junta de Castilla y León y Comunidad de Madrid) sobre la necesidad y oportunidad de seguir honrando la memoria de este español universal, a través de esta prestigiosa Fundación, que desde hace un cuarto de siglo porta con honor su nombre por todo el Mundo y contribuye abiertamente al servicio y a la formación en libertad de los ciudadanos.

ADJUNTAMOS UNA PLANTILLA PARA QUE NUESTROS LECTORES SE PUEDAN ADHERIR A ESTE NUEVO COMBATE POR ESPAÑA.

Ilmo. Sr. D. Martín Marcos Martínez Barazón.

Presidente de la Fundación “D. Claudio Sánchez-Albornoz”.

León.-

D./DÑA. ................................................................................, con D.N.I. nº .............................., como (táchese lo que no proceda) alumno/a-colaborador/a-ciudadano/a de (indíquese curso/actividad/ciudad) .................................., me adhiero al presente manifiesto en contra del cierre o cese de la Fundación “D. Claudio Sánchez-Albornoz” por su contribución internacional a la investigación y difusión de la Historia de España como homenaje a uno de los más insignes historiadores del siglo XX y férreo defensor de los valores democráticos.

..................................................................... (lugar y fecha).




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada